Recesión: Temor, Parálisis y Oportunidades

Nota de Opinión: Por Walter Bortolato, Gerente de Operaciones (DIPREM)

Según las predicciones y pronósticos estamos entrando en período recesivo y por lo menos debemos reflexionar sobre esto.  Quien ha vivido alguna recesión (y está para contarla) puede confirmar que  “siempre que llovió paró”.

Ahora bien,  está  por  verse cuanto daño puede hacer la tormenta, y  qué dificultades se deben superar para reponerse, una vez que haya pasado la misma.

Para quienes están conduciendo una empresa o proyecto, al igual que al capitán de un navío, al ingresar en una etapa recesiva, se encuentran con un dilema que requiere pronto análisis y decisión:

  1. NO HACER NADA.
  2. HACER ALGO.

Analicemos la opción a) “Se avecina la tormenta”, muy probablemente bajen las ventas, los ingresos, estaremos más o menos preocupados con los costos fijos. (Dependiendo de lo que dure el mal tiempo).

Si consideramos que  “siempre que llovió paró” y podemos absorber la transición. NO HACER NADA,  parece una buena opción. Ojo! “si durante mucho tiempo no sale el sol se puede mufar!”

Analicemos la opción b) Misma situación, en un panorama recesivo, de menor demanda  de productos y servicios, baja de la actividad en general, se incrementan los costos, capacidad y recursos ociosos, etc.

Estimado lector,  si  llegó hasta acá, es porque Ud. puede HACER o quiere HACER ALGO para afrontar la situación.

¿Qué hacer? Transformar la situación en una oportunidad

Invertir  internamente, “convertir el residuo en materia prima”. Aprovechar los recursos ociosos. No siempre, pero muchas veces estas acciones se pueden encarar.

En esta instancia también DIPREM está para ayudarlo:

– Realizando Capacitaciones Internas.

– Implementando y actualizando los Sistemas de Gestión.

– Concientizando a los involucrados en CalidadSeguridad,  Salud Ocupacional y Medio Ambiente.

– Evaluando mejoras productivas.

– Realizando auditorías internas.

Seguramente se le ocurrirán muchas cosas más para hacer…

DIPREM está para acompañarlo y ayudarlo en lo que decida HACER, en todas las circunstancias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *